¿Enviar dinero a más de 140 países en cuestión de minutos? ¡Con Moneytrans es posible! Tanto si eres un particular o una empresa, ¡Realiza tus transferencias internacionales en línea y disfruta de las mejores tasas y comisiones desde ya! ¡Mejor que un banco! ¡Te ofrecemos un mundo de posibilidades!
951 01 55 01

info@moneytrans.eu

Mauricio Moro Pareto 2, 4º1, 29006, Málaga

Arriba

¡Conoce la historia de nuestra compañera Elisa Chacón!

En Moneytrans tenemos como reto dar visibilidad a las mujeres que tenemos a nuestro alrededor: ¡clientas, compañeras, socias y amigas! Por eso hoy queremos presentaros a Elisa Chacón, una de nuestras últimas incorporaciones a la familia de Moneytrans. Elisa ya forma parte del departamento Tecnológico que hasta hacía unos meses estaba formado solo por nuestros chicos de IT. Es vital y enriquecedor que las ideas y las experiencias de las mujeres influyan por igual en el diseño y la aplicación de las innovaciones que conformarán las sociedades del futuro. Por esta razón, hoy os contamos su visión de la mujer en el mundo laboral en primera persona. ¡Esta es su historia!

 

¿Quién es Elisa? 

Al contestar esta pregunta podría decir de dónde vengo y porque estoy en España. Pero pienso que esas cosas no nos definen como personas, sino lo que hemos hecho a través de los años, para contribuir positivamente en la vida de los demás. Pero enfocando esta pregunta en el área laboral, a principios de mi carrera leí un libro que me impactó mucho, y se titula “Como ganar amigos e influir sobre las personas” de Dale Carnegie. Y en ese libro aprendí que la integridad debe ser la piedra angular de cada empresa y cada trabajador. Pero además de lo que he aprendido en los libros, los valores que me inculcaron en mi hogar sobre el respeto al ser humano, convivencia, sentido de la justicia, liderazgo y excelencia también me han servido de base para lo personal y profesional.

 

¿Qué carrera estudiaste? ¿Cuál fue tu experiencia como universitaria en una carrera mayoritaria de hombres? 

Cuando era pequeña le pedía a mi padre me llevara a ver despegar los aviones en el aeropuerto. Sentía curiosidad en saber porque los aviones podían volar, y eso me llevó a estudiar las carreras de Ingeniería Mecánica y Aeronáutica.

Cuando empecé a estudiar en la Universidad de Puerto Rico, Escuela de Ingeniería, era muy poco común ver una mujer en las clases. Mucho menos cuando me trasladé a estudiar a EEUU, a una de las universidades más prestigiosas de aeronáutica, que llaman coloquialmente “the Harvard of the sky”, pero con una plantilla de 95% hombres.

Mi experiencia universitaria tuvo sus altas y sus bajas, no tanto por mis compañeros de clase, sino por el trato que recibí de algunos profesores. Recuerdo uno de los profesores que exigía a los estudiantes escribir los resultados de las tareas en la pizarra y explicarla el resultado a toda la clase. No sabía porque, siempre me llamaba a mí, y a otro compañero. Pero siempre me llamaba a mí, y cuando fue el turno de seleccionar los líderes de equipo para el proyecto final de curso, no me extraño que me pusiera de líder en el equipo del “wing team”, el corazón del diseño de un avión. Cuando terminé mi carrera, fui a despedirme del famoso profesor que tanto me agravió en mi carrera universitaria. Quería preguntarle, porque había sido tan duro conmigo, y me sorprendió su respuesta cuando me dijo, que lo hacía para que comprendiera que la aeronáutica era un mundo de hombres, tenía que ser fuerte, y que me ayudaba a forjar mi carácter. Así que con esto aprendí, que a veces las cosas no son lo que parecen. Y como personas, tenemos que siempre dar el beneficio de la duda, independientemente que sea un hombre o una mujer.

 

¿Cómo crees que ha avanzado el mundo en cuestiones de igualdad de género? 

En mi opinión, pienso que algunos países han avanzado mucho más que otros. Pero mucho de esto tiene que ver con el compromiso de los gobiernos con la igualdad. Ahora mismo existen solo 6 países que ofrecen total igual a las mujeres en todo el mundo y son: Luxemburgo, Suecia, Francia, Bélgica, Dinamarca y Latvia. En EEUU estuve muy involucrada con organizaciones como la Sociedad de Mujeres Ingenieros, o La Sociedad de Hispanos Ingenieros, y el sentimiento común de la mujer en esos grupos era que iban en una carrera de competencia donde el hombre iba en un jet y la mujer en una bicicleta. Pero como mujeres tenemos que luchar por esos derechos, y no haciendo cosas raras como he visto por allí en las demostraciones o noticias, sino exigiendo a los gobiernos igualdad.

Yo creo que todas las personas queremos lo mismo, poder balancear tu vida profesional con la personal, un salario justo, y las mismas oportunidades de poder avanzar en tu carrera.

Pienso que, si las empresas no pueden facilitar estos derechos, deben ser los gobiernos quienes los deben facilitar. También la educación que te den en el hogar como mujer o como hombre influye muchísimo en el tema de la igualdad. A un hombre que se le educa respetando los derechos de la mujer, no utilizando estereotipos, y compartiendo las responsabilidades del hogar en forma equitativa, es un hombre que podrá valorar las contribuciones de la mujer en cualquier ámbito. Por otro lado, a una mujer que se le educa, en que ser mujer no es una barrera para estudiar, hacer lo que te gusta, o llegar tan lejos según tus habilidades te lo permitan, es una mujer que actuará siempre segura de sí misma, sin complejos, y tendrá mejor éxito en el ámbito laboral.

 

¿Cuál es tu visión de la mujer en el mundo laboral?

Mi primer trabajo fue a los 16 años, un trabajo de estudiante como secretaria en la oficina de empleo de estudiantes. Para esa época, pienso que el trabajo de la mujer estaba bastante estereotipado, y se pensaba que la mujer era buena solo para ciertos puestos de trabajo. Hoy en día la mujer ha demostrado que es capaz de hacer cualquier tipo de trabajo (siempre que la fuerza física se lo permita), y que lo puede hacer igual o mejor que algunos hombres. Pero también pienso que algunos grupos feministas han perdido un poco el norte (según he visto por allí en algunas demostraciones o protestas).

No demos concentrarnos tanto en las diferencias entre hombres y mujeres, sino en como poder trabajar en equipo para que nuestras fortalezas y habilidades beneficien a la empresa. Al igual que tener equipos multiculturales pueden enriquecer la cultura, ideas, y decisiones de una empresa.

Unas de mis historias empresariales favoritas no es necesariamente la historia de una mujer, sino de un personaje que se llamó el coronel Sanders (KFC). A los 63 años el coronel estaba a punto de quitarse su vida, porque se sentía fracasado laboralmente, y ese instante pensó, “¿qué es lo que me motiva y puedo hacer bien?” Y recordó que hacia un pollo frito que era la envidia del vecindario. Y el resto de su éxito profesional es conocido por muchos. Así que lo importante como trabajadores es encontrar esa cosa que nos motiva y podemos hacer excepcionalmente bien. Al final cualquier empresa, valorará tu trabajo, independientemente que seas mujer o hombre. Pero si bien es cierto, que existe un techo de cristal en el ámbito laboral, donde le mujer se la hace muy difícil acceder, la clave no es pasar el tiempo quejándose al respecto, sino poner todo el esfuerzo en romperlo. Mi escritora favorita siempre ha sido Jane Austen. No porque escribiera novelas románticas, sino porque rompió la barrera que existía en esa época sobre las mujeres escritoras.

 

¿Qué le dirías a una chica que está empezando su carrera profesional? 

Actualmente estoy leyendo un libro que se titula “Man’s search for the meaning of life”. Es la historia de un psiquiatra judío, que fue prisionero en el campo de concentración de Auschwitz. Entre las reflexiones del escritor se encuentra la de buscar un propósito en nuestra vida así sea de ámbito personal o profesional, y que todos tenemos libre albedrío para decidir lo que hacemos con nuestra vida, independientemente de las circunstancias. Las circunstancias pueden ser variadas, incluyendo ser mujer en mundo empresarial de hombres. Pero como consejo a las chicas (o cualquier persona) que empieza en el ámbito profesional, les diría que primero decidan que les motiva, que hacen bien, y a donde quieren llegar su carrera. No todos los trabajadores tienen sueños de ser un CEO, y es tan importante ser un líder como ser un buen seguidor (o ejecutor). Por lo tanto, hay que tener unas metas claras, y no medir tus éxitos profesionales con otros, sino contigo mismo.

Y finalmente, trabajar duro para conseguir lo que quieres, y no tener miedo en dar un paso al frente, cuando tengas que condenar cualquier desigualdad o injusticia, especialmente en el ámbito laboral.

 

 

 


 

Nuestro equipo es nuestro éxito. Por eso, ¡la visibilidad de las mujeres que nos rodean es una de nuestras prioridades!

Desde Moneytrans queremos aportar nuestro pequeño grano de arena difundiendo algunas iniciativas que fomenten el empoderamiento de la mujer, la educación y la integración mundial. ¡Estamos abiertos a colaborar! Porque no somos solo una empresa de envío de dinero, somos mucho más. Descubre todas las acciones que llevamos a cabo y ¡ÚNETE A NUESTROS RETOS!

No Comments
Add Comment
Name*
Email*
Website