Guía definitiva para vivir en Francia

Tabla de contenidos

¿Es extranjero y está pensando en mudarse pronto a Francia? Descubre todo lo que necesitas saber para vivir en Francia con esta guía, los documentos necesarios, la búsqueda de vivienda, la búsqueda de empleo, la obtención de una cuenta bancaria y mucho más. ¡Disfruta de una estancia simplificada con nuestra guía!

 

Documentos necesarios para vivir en Francia

Para que tu llegada a Francia sea lo más fluida posible, te aconsejamos que lleves el mayor número de documentos posibles, como tu partida de nacimiento, tus certificados o diplomas obtenidos, las cartas de referencia de tus anteriores empleadores, tu permiso de conducir o tu expediente médico. Esto te permitirá evitar tener que solicitar ciertos documentos a la administración de tu país de origen después de tu llegada.

Además, no olvides que la legalización (para verificar la autenticidad de tus documentos) y la traducción de tus documentos son necesarias para que las autoridades francesas reconozcan su valor.

En cuanto pises suelo francés, tendrás que realizar una serie de trámites administrativos para que tu estancia se desarrolle sin problemas:

  • Deberás dirigirte a la Oficina Francesa de Inmigración e Integración (OFII) si te encuentras en el caso de un visado de larga duración válido para tu permiso de residencia.
  • Deberás dirigirte a la Administración para cualquier visado marcado como «titre de séjour à solliciter» (permiso de residencia).

 

Los diferentes visados y permisos necesarios

Para entrar en Francia, tendrás que realizar una serie de trámites administrativos que te permitirán vivir y trabajar allí. Algunos de estos trámites se realizan antes de llegar a Francia, mientras que otros se hacen en el momento. Hay tres categorías principales de documentos que deben obtenerse:

– Visados de entrada: Para entrar en Francia, necesitas un visado. La categoría será diferente según tu situación, ya que no todos confieren los mismos derechos. Los ciudadanos de la UE y del EEE no necesitan visado para vivir en Francia.

– Permiso de residencia: Necesitarás un permiso de residencia si vas a permanecer en Francia más de 3 meses. A diferencia del visado, que se obtiene antes de venir a Francia, el permiso de residencia solo se expide en el momento.

– Permiso de trabajo: En general, este documento se aproxima al permiso de residencia y especifica su capacidad para trabajar en Francia. Asimismo, los ciudadanos de la UE y del EEE no necesitan uno.

 

¿Qué visados elegir?

En primer lugar, debe saber que todos los ciudadanos de la UE y del EEE están exentos de todos los trámites de visado.

Si no es ciudadano de la UE o del EEE, tendrás que solicitar un visado. Los visados son válidos por un periodo de tiempo limitado y empiezan a aplicarse cuando llega a Francia. Lo importante es elegir el tipo de visado que te conviene, porque si quieres prolongar tu estancia, tendrás que salir del espacio Schengen para volver a solicitarlo.

He aquí los diferentes tipos de visado que puedes obtener:

– El visado de corta duración: Válido para un máximo de 3 meses. Libre circulación por el espacio Schengen. Para salir del espacio Schengen durante tu estancia, debes solicitar un visado multientrada.

– El visado de larga duración: Válido entre 3 y 6 meses. A tu llegada, deberás solicitar un permiso de residencia temporal que especifique tu estatus en Francia (estudiante, motivos familiares, trabajo, etc.)

– El visado de larga duración de seis meses: Válido para 6 meses sin la obligación de solicitar un permiso de residencia temporal.

– El visado de corta duración especificado como estudiante o opositor: Solo si eres un estudiante matriculado en un centro educativo francés y has superado un examen o una entrevista. Si eres admitido, puedes solicitar entonces un permiso de residencia temporal.

– Visado de circulación: Válido entre 1 y 5 años. Permite al interesado permanecer en Francia durante un máximo de tres meses cada seis.

– Visado de tránsito aeroportuario: En caso de que se viaje a través de Francia. La obtención del visado tarda mucho tiempo, por lo que deberás prever el tiempo suficiente antes de su salida.

Es aconsejable que solicites el visado entre 8 y 12 semanas antes de tu salida para estar seguro de obtenerlo. Para saber más, visita la página web del Ministerio del Interior francés. Encontrarás toda la información necesaria sobre los procedimientos a seguir.

 

Trámites administrativos a seguir

Cuando llegues a Francia, puedes encontrarte en dos situaciones diferentes: titular de un visado de larga duración válido como permiso de residencia o de uno que incluya la mención «permiso de residencia a solicitar». Efectivamente, los pasos a seguir serán diferentes en estos dos casos.

1. Visado de larga duración con valor de permiso de residencia: deberás realizar los trámites necesarios ante la OFIL. Para que tu visado sea válido como permiso de residencia, tendrás que rellenar el formulario «Solicitud de certificado OFIL» que deberás tener en el momento de la expedición de tu visado. Este formulario deberá enviarse a la oficina territorial de la OFIL de tu lugar de residencia en Francia. Deberás adjuntar una copia de tu pasaporte, del visado expedido y de tu certificado médico.

La OFIL podrá entonces registrar tu expediente y recibirás un certificado de depósito en la dirección indicada. En el momento de tu convocatoria, la organización colocará una pegatina segura y un sello con la fecha en tu pasaporte, que tendrá validez como permiso de residencia durante la duración de tu visado. Por último, tendrás que firmar un Contrato de Integración Republicana. Si deseas prolongar tu estancia en Francia, deberás presentar una segunda solicitud en los dos meses anteriores a la expiración de tu visado.

2. Visado de larga duración con la mención «permiso de residencia a solicitar»: En los dos meses siguientes a tu llegada a Francia, debes dirigirte a la prefectura o administración de tu departamento de residencia. Para saber qué documentos justificativos debes llevar, consulta la página web de la Administración.

Después de concertar una cita en la Administración, tendrás que ir allí con los documentos requeridos. Tras la cita, se le entregará un justificante de su solicitud de permiso de residencia (duración mínima de un mes). Del mismo modo, cuando se valide tu expediente, tendrás que firmar un Contrato de Integración Republicana en la OFIL. Después, tendrás que responder a la convocatoria de la administración para conocer tu decisión. Si la decisión es positiva, se te entregará un permiso de residencia.

En ambos casos, tendrás que pagar las tasas con sellos fiscales. Para los permisos de trabajo, deberás dirigirte a la prefectura o administración de tu departamento para informarte.

 

Buscar un lugar para vivir

Como en todas partes, cuando llegas a un nuevo país, tienes que enfrentarte al problema de la vivienda. Tiene dos posibilidades, convertirse en inquilino o en propietario, lo que generalmente implica un préstamo de un banco.

Dependiendo de la ubicación, el tamaño y el estado del inmueble, el precio del alquiler o de la compra varía. También tienes la posibilidad de acudir al sector privado (a través de: anuncios clasificados, agencias inmobiliarias, notarios, etc.) o al sector público.

A continuación te presentamos algunos sitios web fiables que puedes utilizar para encontrar tu vivienda :

  • www.seloger.com
  • www.leboncoin.fr
  • www.superimmo.com
  • immobilier.lefigaro.fr
  • www.logic-immo.com

 

vivir-en-francia-alojamiento-moneytrans

 

Ser inquilino

Si deseas alquilar un apartamento privado, tendrás que realizar varios trámites administrativos. He aquí los documentos que debes aportar en caso de alquiler:

  • Firmar un contrato de alquiler establecido o de duración determinada.
  • Una fianza equivalente a un mes de alquiler (normalmente, se te devolverá al final del contrato).
  • Hacer un inventario de las instalaciones para reconocer el estado inicial del apartamento antes de ser alquilado.
  • En algunos casos, puedes recurrir a un avalista, es decir, a una persona capaz de garantizar el pago del alquiler en caso de que el inquilino deje de pagarlo.

Además, comprueba si los servicios públicos están incluidos o no, en cuyo caso habrá que añadirlos al alquiler. Por último, tendrás que contratar un seguro para la vivienda alquilada. Para gestionar mejor tu presupuesto, asegúrate de que el alquiler (incluidos los gastos) no supere el 30% de tu salario mensual neto.

 

Acceso a la vivienda social

En Francia, existe una determinada cantidad de viviendas sociales en alquiler, destinadas a alojar a las personas con menores ingresos (ver los diferentes límites de ingresos). Para ello, tendrás que solicitar al ayuntamiento una vivienda social o de bajo coste (HLM).

Para ello, debes rellenar un formulario nacional que te permite buscar viviendas en diferentes municipios, a través de tu ayuntamiento o de uno de los organismos de HLM del departamento correspondiente. También puedes hacer una solicitud en línea directamente en este enlace.

Una vez inscrito, tendrás acceso a un número de registro y a un certificado de registro. Finalmente, un comité de asignación decidirá la adjudicación de tu alojamiento en función de tu situación personal. No olvides que el tiempo de espera puede variar considerablemente en función del expediente.

Ten en cuenta que también existen Centros de Reinserción Social (CRS) en las ciudades más grandes. Solo están disponibles en caso de dificultades graves.

 

¿A qué prestaciones tienes derecho?

Si resides en Francia y dispones de recursos suficientes, puedes tener derecho a ciertas prestaciones de vivienda como la APL (Aide Personnalisée au Logement o ayuda para la vivienda) y la ALS (Allocation de Logement Social), expedidas por las Caisses d’Allocations Familiales (CAF). En función de tu perfil (ingresos, tipo de vivienda, precio del alquiler, etc.), del número de personas que vivan en ella y de la ubicación del inmueble, el importe de la ayuda será más o menos importante. Para saber a qué ayudas puedes optar, puedes consultar la página web del CAF.

A continuación, necesitarás varios documentos para completar tu solicitud :

  • El contrato de arrendamiento con tu nombre.
  • La versión original de tu partida de nacimiento o documento de estado civil y una traducción oficial si el documento está escrito en otro idioma.
  • Adjunte todos los documentos necesarios para que tu solicitud pueda ser tramitada inmediatamente.

 

Encontrar un trabajo

Cuando llegue a Francia, encontrar un empleo será una etapa esencial para el buen funcionamiento de tu estancia. En efecto, varias posibilidades te permitirán encontrar un empleo: puedes ser contratado como empleado o posicionarte como independiente creando tu propia empresa. Durante tu entrevista con el representante de la OFIL, tendrás la oportunidad de indicarle qué tipo de búsqueda te conviene más, para que pueda orientarte.

Cuando llegues a Francia, tendrás que seguir una formación cívica llamada «Vivre accès à l’emploi en France». Durante esta formación, aprenderás mucho sobre los organismos a los que debes dirigirte y los diferentes pasos que debes dar.

Para maximizar tus posibilidades de encontrar un empleo a tu llegada, puedes recurrir primero a tus familiares y contactos residentes en Francia que podrían ayudarte a orientar tu búsqueda, así como a redactar un CV, una carta de presentación u otros.

Si esto no es una opción, contacta con la organización Pôle Emploi, que te ayudará a informarte mejor, te orientará y te acompañará en tu búsqueda. Esta organización te hará un seguimiento personalizado y te propondrá todas las ofertas de empleo que estén disponibles según tu perfil.

Para ello, tendrás que inscribirte a través de internet o llamando al 3949 o acudiendo a la agencia más cercana si no puedes hacerlo online. Para inscribirse, deberás aportar:

  • Tu permiso de residencia.
  • Tu tarjeta de la seguridad social.
  • Tu currículum vitae.
  • Tus certificados de trabajo de los últimos 4 años.

Posteriormente, un asesor se pondrá en contacto contigo para que pueda identificar tus necesidades y tu investigación.

Hay otra opción disponible para ti. En Francia, tienes la posibilidad de realizar un curso de formación profesional que te permitirá acceder a un puesto de trabajo mejorando tus competencias y facilitando tu empleabilidad. Para informarte, organismos como Pôle Emploi están ahí para asesorarte. También existe una formación privada de pago a través de la AFPA (Asociación para la Formación Profesional de Adultos).

Si buscas trabajo, aquí tienes algunas páginas web útiles que te ayudarán:

  • https://www.pole-emploi.fr/accueil/
  • https://fr.indeed.com/
  • https://www.monster.fr/
  • https://business-cool.com/work/connexion/
  • https://www.jobijoba.com/fr/
  • https://www.linkedin.com/jobs/
  • https://www.jobteaser.com/403

 

Reconocimiento de títulos

En Francia, hay dos escenarios. Las profesiones están reguladas o no reguladas.

En el caso de las profesiones no reguladas, cualquiera puede ejercerlas. De hecho, el empresario solo tendrá en cuenta su experiencia y tus competencias. Los títulos pueden utilizarse pero no tienen valor legal.

En el caso de las profesiones reguladas, hay dos subcategorías:

– Profesiones reguladas por una directiva sectorial: Los profesionales de este ámbito pueden ejercer su profesión en toda la Unión Europea pero deben tener una certificación reconocida por el grupo profesional del que depende su profesión. Se trata de profesiones como médicos, dentistas, farmacéuticos, matronas, arquitectos, etc.

– Profesiones no cubiertas por una directiva sectorial: en este caso, los títulos deben ser reconocidos por un grupo profesional oficial. Esto incluye a los profesionales del sector sanitario, jurídico, del transporte, etc.

 

¿A qué seguro médico tienes derecho?

En Francia existe un servicio llamado Assurance maladie. Este seguro es obligatorio para cualquier persona que trabaje o resida regularmente en Francia. Sin él, no podrás recibir atención médica.

Para acceder a él, deberás dirigirte a la Caja Primaria del Seguro de Enfermedad (CPAM) del departamento en el que resida. Si tiene hijos menores de 18 años, estarán directamente vinculados a usted. En función de su perfil, el Assurance maladie te afiliará a un determinado plan.

Además, la PUMA (Protection universelle Maladie) permite a todas las personas que trabajan o residen en Francia tener cubiertos sus gastos sanitarios durante toda su vida. A continuación, podrás obtener un número de registro que te permitirá obtener tu Carte Vitale. Esta tarjeta será indispensable, sobre todo cuando acudas a un médico, una farmacia, un laboratorio, un hospital, etc. Gracias a esta tarjeta, algunos de los gastos médicos serán cubiertos por la Seguridad Social. Además, no olvides indicar el nombre de tu médico para que te reembolse mejor.

Si lo deseas, también puedes contratar un seguro privado adicional que cubra una parte o la totalidad de tus gastos médicos. Antes de iniciar los trámites de esta opción, deberás estar afiliado al Assurance Maladie.

 

¿Cómo afiliarse a la seguridad social?

En Francia, la población está dividida en varios regímenes de seguridad social:

  • El régimen general de los trabajadores por cuenta ajena (el 80% de la población está cubierta por este régimen).
  • El régimen autónomo para las profesiones liberales.
  • El régimen agrícola para los profesionales de la agricultura.
  • El régimen especial para otros tipos de profesiones, como el personal doméstico.

El régimen general afecta a la mayoría de los extranjeros que trabajan en Francia, ya que cubre los siguientes aspectos: enfermedad, maternidad, accidentes de trabajo, invalidez, vejez y viudedad, defunción, subsidios familiares, seguro de desempleo y jubilación. Si trabajas por cuenta ajena, tu empleador debe inscribirte en la URSAF (Unión de Recaudación de Cotizaciones Sociales y de Asignaciones Familiares). La URSAF se encarga de los regímenes de seguridad social y del seguro de desempleo. Para poder beneficiarte de todos estos servicios, debes cotizar una determinada cantidad cada mes, que se deduce automáticamente de tu salario y se divide entre las cotizaciones del trabajador y del empresario.

Cuando estés inscrito, recibirás un certificado de afiliación a la Seguridad Social que incluye tu número y tu tarjeta Vitale. Esta tarjeta te permitirá que te reembolsen la mayor parte de los cuidados que recibas. El porcentaje de reembolso varía en función del tipo de asistencia y del régimen al que pertenezcas. Para conocer tu cobertura, debes ponerte en contacto con la sucursal de la CPAM más cercana.

 

Obtener una cuenta bancaria

En la actualidad, como puedes imaginar, tener una cuenta bancaria es esencial para todas nuestras acciones cotidianas. De hecho, puedes ir al banco que elijas con tu documento de identidad y tu prueba de residencia y solicitar la apertura de una cuenta. Esto te permitirá disponer de una tarjeta bancaria, un talonario de cheques, un IBAN y un RIB, necesarios para realizar transferencias. Esto te permitirá cobrar tus sueldos, pagar tus facturas, enviar dinero a tus familiares en tu país y mucho más.

En principio, la apertura de una cuenta bancaria básica en Francia debería estar al alcance de cualquier persona en regla. Sin embargo, al llegar a un nuevo país, no todo es tan sencillo. Para ello, ¡tenemos la solución! Moneytrans te ofrece la posibilidad de abrir una cuenta corriente online de forma gratuita y sin compromiso. Aprovecha las numerosas ventajas, como acciones rápidas, gestión independiente de tus finanzas, un RiB, y sin necesidad de papeleo, etc. Además, disfrute de una tarjeta Mastercard gratuita. Si quieres enviar dinero a tus familiares en el extranjero, ¡la Cuenta Smile es para ti!

Recibirás un descuento por cada transferencia internacional de dinero pagada con tu Cuenta Smile.

 

cuenta-corriente-francia-moneytrans

 

¿Qué paquete telefónico elegir?

Hoy en día, tener un buen plan telefónico es esencial, sobre todo si quieres mantener un fuerte vínculo con tu familia en casa. Para ello, hay varias opciones disponibles:

Puedes mantener el operador en tu país, aunque a menudo no sea la opción más económica debido a las tarifas internacionales de las llamadas que recibes. En este caso, deberás llamar a tu operador para que te informe del estado de tu paquete cuando estés en Francia. Es posible que tengas que cambiar de plan para tener todas las opciones que deseas.

Compra una tarjeta telefónica internacional de prepago para obtener un servicio completo que te resulte atractivo. Esto te permitirá llamar a cualquier parte del mundo siempre que quieras sin pagar ningún coste adicional.

Elige un abono en Francia para beneficiarte de precios mensuales atractivos y poder contactar con tus seres queridos sin preocupaciones. Para ello, debe saber que tres grandes operadores cubren la mayor parte de la red y están a su disposición: Moneytrans, SFR y Bouygues Telecom. Por supuesto, hay otros, pero si tienes previsto vivir en zonas con menos cobertura de red, es mejor que elijas un operador con una cobertura muy amplia. Puedes encontrar la cobertura de red de los operadores mencionados en sus páginas web. Así podrás saber si tu zona está cubierta.

 

Permiso de conducir e identificación del vehículo en Francia

Como en todo el territorio francés, necesitarás desplazarte, sobre todo en coche. Cuando llegues a Francia, si tienes un carné de conducir no europeo, podrás conducir durante un año sin ningún problema. Si piensas quedarte más tiempo en Francia, tendrás que hacer algunos trámites administrativos para que te reconozcan el carnet. Por supuesto, deberás seguir siendo válido e ir acompañado de un permiso de conducir internacional. Si las autoridades de tu país de origen no expiden una licencia internacional, necesitarás una traducción oficial de tu licencia nacional.

De hecho, tu licencia deberá transformarse en una licencia francesa durante el primer año de tu estancia. Te aconsejamos que lo hagas en cuanto llegues, ya que si este periodo expira, estarás obligado a volver a hacer el examen de conducir francés para poder seguir conduciendo legalmente en Francia, de lo contrario las sanciones pueden ser bastante severas.

Para canjear tu carnet, debes visitar la página web de la administración más cercana para saber qué documentos justificativos debes aportar. Todos los documentos deben ser originales y estar escritos en francés.

Si el cambio es validado por la Administración, obtendrás una licencia francesa en sustitución de tu licencia extranjera. La fecha de expedición de tu nueva licencia francesa será la misma que la de la antigua.

En cuanto a la matriculación de tu vehículo extranjero en Francia, deberás hacerlo en el plazo de un mes desde tu llegada.

Para ello, tienes la opción de contratar a un profesional del automóvil que se encargue de todos los trámites por ti, o puedes hacerlo tú mismo en la Administración que elijas. Del mismo modo, puedes consultar en su página web los trámites y documentos necesarios.

En cualquier caso, estos documentos serán necesarios:

  • Un documento de identidad válido.
  • Un justificante de domicilio.
  • El pago del certificado de empadronamiento (cheque, efectivo o tarjeta de crédito in situ).
  • El formulario cerfa N°13750*04 para solicitar el certificado.
  • El recibo fiscal: el certificado 846A emitido por el servicio de aduanas.

guia-vivir-en-francia-moneytrans

 

¡Con esta guía, ya estás preparado para vivir en Francia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos recientes

Categorías

Artículos relacionados